Factores que influyen en la eliminación de tatuajes

Factores que influyen en la eliminación de tatuajes

Los tatuajes se llevan cada vez más. Esta práctica se realiza desde la Antigüedad por motivos religiosos, estéticos o como signo de status social. En la actualidad se utiliza fundamentalmente como elemento ornamental y como reflejo de la personalidad.

Aunque, en un principio, los tatuajes son permanentes, esta circunstancia puede variar y, en muchos casos, el portador decide eliminarlos al cabo del tiempo. Las razones para ello son igual de personales que las que influyeron a la hora de realizarlos: dejan de gustarnos, dejan de tener un significado (¿quién no se acuerda del famoso tatuaje de Melanie Griffith al romper con Antonio Banderas?), o porque influyen de manera negativa en la vida laboral.

Hasta hace poco tiempo, los métodos para eliminar los tattoos eran muy agresivos (dermoabrasión o electrocoagulación). Sin embargo, hoy en día el empleo del láser para eliminar tatuajes ha facilitado esta tarea ya que permite retirarlos sin agredir la piel y obteniendo un acabado perfecto.

Pero, ¿qué factores determinan la eliminación de un tatuaje?

La retirada debe ser evaluada por un médico quién, a partir del análisis del dibujo, informará al paciente de las posibilidades de éxito del borrado. En el examen corporal hay tres factores principales que determinarán los resultados finales: color, tipo, antigüedad y lugar del cuerpo en el que se localiza.

Color

Según el color empleado será más o menos difícil su eliminación. La tinta de color negro puede absorber cualquier longitud de onda láser, por lo que su eliminación no suele plantear  problemas salvo los ocasionados por la alta densidad de ese pigmento.

Más sencilla es la retirada de los colores rojo y amarillo. Por el contrario, los tonos verdes o azules son más complicados debido a la cantidad de cinc o de óxido de titanio que poseen en su composición.

Tipo de tatuaje

Ningún tatuaje es igual, como tampoco lo es la persona que lo ha realizado. Puede tratarse de un profesional o aficionado, de una micropigmentación estética o postraumática, por ejemplo. A la hora de eliminarlos también influirá la mayor densidad y profundidad de los pigmentos. Por ejemplo, en los tatuajes realizados por aficionados se emplean tintas más inestables y superficiales, que son más sencillos de eliminar con menos sesiones de láser, todo lo contrario que ocurre con un tatuaje profesional.

Localización corporal

En las zonas del cuerpo en las que la piel es más fina (cabeza, cuello o muñeca) la tinta suele estar más superficial, por lo que se necesitan menos sesiones para fragmentarla y retirarla. Por el contrario, en las extremidades (piernas o brazos) o en la espalda, el proceso es más laborioso ya que la piel es más gruesa y los tatuajes se sitúan a mayor profundidad.

El estudio de estos factores determinará el tipo de láser a emplear y el número de sesiones que se necesitan. En Clínica Dual disponemos de los últimos avances en láser para que la retirada de tatuajes resulte sencilla y tu vida vuelva a ser la de antes.

Clínica Dual: Tu centro de cirugía estética y tratamientos corporales en Valencia.