La Intervención de Nariz no sólo es una cuestión de estética

mesoterapia-facial-valenciaDesde el punto de vista de la cirugía estética, la finalidad de la Rinoplastia consiste en remodelar las zonas de nuestra nariz (rebajar el dorso, afinar o levantar la punta, estrechar el ancho, etc.) para armonizarla con el resto de nuestras facciones.

Pero, además, la Rinoplastia tiene como misión mejorar nuestra función respiratoria, resolviendo cualquier obstrucción en la nariz que la dificulte (tabique desviado, cornetes grandes, etc.) y mejorando la salud y calidad de vida al mejorar o eliminar problemas como los ronquidos, la apnea de sueño, etc.

La forma de nuestra nariz es, en general, de carácter hereditario, pero puede sufrir alteraciones debido a lesiones o a intervenciones quirúrgicas anteriores. A veces la desviación de una nariz comienza en el mismo momento del nacimiento, al pasar el bebé por el llamado “canal del parto”. Esta fuerte fricción de la nariz del bebé contra el interior del hueso del sacro o pubis de la madre (según como venga el parto) inicia lo que, en la etapa del desarrollo de la pubertad, se convertirá en una desviación del tabique y, por tanto, a veces de toda la nariz. Esta, además, es la causa más típica de dificultad respiratoria. Hay otras, como la hipertrofia de los tejidos en los conductos respiratorios, la punta de la nariz caída, adherencias entre las paredes de las fosas nasales, etc.

La alteración de la forma de la nariz puede producir a su vez alteraciones psicológicas que nos impiden ser nosotros mismos, bien por no alcanzar nuestra imagen idealizada, bien por una deformidad evidente que menoscaba nuestra autoconfianza.

Con la Rinoplastia podemos ajustar el tamaño general de la nariz respecto al conjunto de los rasgos faciales: su anchura y perfil, el tamaño y ángulo de la punta, el tamaño de las fosas nasales, y las asimetrías y desviaciones nasales.

Corregir la forma de la nariz cambia de manera importante nuestra fisonomía. Por eso, esta intervención es la que más experiencia, formación, recursos técnicos, habilidad y gusto requiere dentro de la cirugía plástica. Es necesario un diálogo previo con el cirujano para comprobar cuáles son nuestras espectativas como pacientes, su grado de realismo y las correcciones a realizar para alcanzarlas.

Por último, señalarlos que, salvo que el motivo principal de la intervención sea corregir un problema de salud, no se aconseja realizarla en mujeres menores de 16 años u hombres menores de 18 pues a esas edades los huesos de la nariz todavía están en desarrollo.

Si queréis saber en qué consiste la intervención os invitamos a que visitéis nuestra página web sobre la Operación de Rinoplastia.